Header Ads

Gobierno prohibe a los sonideros de Puebla por generar violencia



Puebla.- La tradición sonidera peligra en Puebla y con ella alrededor de 300 personas corren el riesgo de perder su trabajo y principal fuente de ingresos, luego de que el ayuntamiento capitalino suspendiera la emisión de cualquier permiso para celebrar bailes públicos en barrios, colonias y juntas auxiliares.

La prohibición fue promovida por la Secretaría de Gobernación Municipal, encabezada por José Ventura Rodríguez Verdín, quien asegura que la medida es necesaria para evitar las riñas que frecuentemente ocurren en este tipo de eventos, donde los asistentes “se pasan de copas y comienzan a agredir”.

Según medios locales, la orden fue notificada a los ediles de las 17 juntas auxiliares y líderes de mesas directivas, a fin de que se ponga en marcha y sea difundida entre los ciudadanos; sin embargo, los sonideros aseguran que no han sido informados.

“Finalmente no existe una prohibición como tal, hay un reglamento en el Diario Oficial de la Federación que no ha sido modificado; sólo existe una declaración”, aseguró Daniel Hernández, fundador del sonido Renegado 321, en entrevista con EL UNIVERSAL.

Los actos de violencia que perturban los bailes no son responsabilidad de las agrupaciones musicales, por el contrario, en Puebla los sonideros han promovido acciones para generar un clima pacífico en los eventos.
Los encuentros musicales son espacios de convivencia, donde se preserva “la cultura del baile”, por ello “la campaña de Sonideros Sin Violencia lleva año y medio funcionando, con el objetivo de mostrar a los jóvenes que los bailes no son lugares para arreglar sus diferencias”, dice Daniel.

Una de las principales preocupaciones derivadas de la prohibición, es el futuro que le depara a alrededor de 300 sonideros y sus familias, quienes dependen económicamente de los bailes públicos. Se calcula que cada una de las colonias polares donde existe mayor gusto por este tipo de música, existen de 3 a 5 agrupaciones, cuyo número de integrantes va de los 4 a los 25.

De ser aplicada, la medida afectaría también a el resto de personas que se benefician de la actividad musical, como iluminadores, cargadores o diseñadores; incluso a quienes aprovechan los encuentros para vender comida a los asistentes.
La Asociación de Sonideros de Puebla, que aglutina a 125 agrupaciones, busca entablar un diálogo con la secretaria de Gobierno del Ayuntamiento, para conocer a detalle cómo se hará efectiva la prohibición.
Además, planean realizar un evento masivo, al que convocarán a sonideros y seguidores, para demostrar que es posible convertir la calle en un verdadero escenario de baile, música y sobre todo sana convivencia.

Cabe mencionar que en redes sociales, algunos ciudadanos poblanos se han manifestado en contra, pero hay quienes lo marcan a favor: