Header Ads

Diputadas acosaron al primer ministro de Canadá, "quiero una foto contigo papito", decian...



Hasta en tres ocasiones, legisladores e invitados que ayer colmaron el salón de sesiones del Senado se levantaron para ovacionar al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, recibido en sesión solemne, como pocas veces se ha hecho con un mandatario extranjero en esa cámara.

Sonriente, con su elegante traje gris, Trudeau agradeció los aplausos, pero pasó luego problemas porque no podía salir del salón de sesiones, seguido por un grupo de senadoras del PAN y el PRI, así como asesoras y otras damas que lograron colarse y fueron tras él, como si se tratara del actor de moda en Hollywood.

La joven senadora panista Andrea García no dudó en pasar por encima del protocolo e impidió que el primer ministro canadiense siguiera su camino hacia la salida del salón de plenos. Se le puso enfrente y lo detuvo, mientras preparaba su teléfono para una selfie.
Las panistas Sonia Rocha y Pilar Ortiz, a las que se unió la joven senadora Anabel Acosta, del PRI, aprovecharon también para tomarse la foto con el mandatario invitado. Todas trataban de platicar con el canadiense.

Ladies, ladies, les decía un molesto y rubio escolta, que trataba de abrir paso a un Trudeau ya no tan sonriente y seguido de cerca por el cortejo de senadoras, a las que se sumaron las priístas Lucero Saldaña y María del Rocío Pineda Gochi.

El desorden se explica porque sólo 70 senadores asistieron y los 75 escaños vacíos los llenaron con invitados, asesores y familiares.