Header Ads

Dueño de edificio dañado por el sismo, quiere cobrarle renta a sus inquilinos que duermen en albergues



Las familias que desalojaron el edificio de Sur 109, delegación Venustiano Carranza, ante el riesgo de derrumbe, suman ahora una nueva amenaza: el dueño les hizo la advertencia de que “si no han pagado la renta para el primero de octubre, dará por terminado el contrato”, y los lanzará a la calle.

El propietario, según indicaron los inquilinos , ha decidido no tomar ninguna medida para corregir los problemas del edificio, que se ha recargado contra una construcción vecina, y hace caso omiso de las advertencias hechas por el Colegio de Ingenieros, en el sentido de que el edificio de departamentos es de alto riesgo.


Sin un dictamen oficial por parte de las autoridades correspondientes, los inquilinos de este inmueble se encuentran desesperados, están viviendo una parte en casas de campaña frente a los departamentos. Algunos más se llevaron muebles en mudanzas y duermen en algún otro sitio. Sólo tres de 16 departamentos siguen habitados.

Para los vecinos que duermen en la calle, esas tres familias están poniendo en riesgo sus propias vidas.

En días pasados que en este lugar hay un peritaje apócrifo entregado por un supuesto técnico que entregó un número de cédula profesional que no le corresponde.

El propietario de este inmueble, indican los vecinos, se llama Marco Antonio Cortés Arrollo y es quien decidió llevar a un perito particular, el mismo que presentó una cédula profesional que corresponde a otra persona. Este “perito” aseguró que no hay riesgo de colapso.

Mara Juárez, una de sus inquilinas, comentó que “he visto cada vez más inclinado el edificio, nuevas grietas aparecen cada día y la delegación Venustiano Carranza no hace nada para resolver nuestras preocupaciones”.

Trabajadores sociales han hablado con las familias que están dentro del inmueble, y han intentado convencerlos de abandonar sus hogares, pero sus esfuerzos han sido fallidos.

Sin una solución por parte del dueño del inmueble y con irregularidades en los peritajes, los inquilinos esperan respuesta por parte de las autoridades correspondientes.

Se pudo apreciar el deterioro de éste con la ayuda de un instrumento para medir la nivelación del piso, y se pudo comprobar la inclinación que este edifico tiene después del sismo del 19 de septiembre.