Header Ads

En Tijuana los turistas prefieren niñas "nuevecitas" y recién robadas, revela el FBI





Durante los últimos seis meses la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) supo que tres estadounidenses viajaron a otro país en busca de tener sexo con menores de edad. Dos de ellos viajaron a Tijuana y uno más a Filipinas.

En la investigación se descubrió que en esta ciudad fronteriza la oferta para pederastas cuenta con intermediarios o agentes, quienes se ponen de acuerdo con los interesados y ofrecen a menores de edad como si fuera una mercancía.

“Nuevecita y recién robada”, dice un correo electrónico enviado a uno de los sujetos que operan como agentes en Tijuana, quienes ofrecen a turistas sexo con menores de edad.

Este mensaje fue interceptado por el FBI a un residente de Los Ángeles, quien había visitado Tijuana en al menos dos ocasiones, según un reportaje publicado por el periódico San Diego Union Tribune, citado por Univisión.

Este pederasta fue identificado como William Dixon Adelman, de 51 años y residente de Studio City, en el condado de Los Ángeles, quien pedía niñas de entre 10 y 12 años para tener relaciones sexuales.
Adelman estuvo en Tijuana el viernes 3 de julio de 2015 para tener sexo con una menor, y a su regreso a Estados Unidos le pidió a su “agente de sexos infantil” fotografías de tres o cuatro menores para poder elegir, ya que tenía planeado regresar la siguiente semana.

“Delgada, bonita… como ‘Preciosa’ (aparentemente una víctima previa), pero más pequeña”, dijo en su mensaje, en el que también buscaba un departamento seguro para evitar que la gente de un hotel sospeche si lo ven entrar con un menor.

Otro de estos pederastas es el caso de Kenneth Bigler, de 52 años y residente de Walnut, también en el condado de Los Ángeles. Este sujeto visitó Tijuana en diferentes ocasiones desde noviembre de 2013 para tener sexo con niñas.

El mensaje que intercambió con su contacto en México decía que quería que las niñas tuvieran ocho o nueve años de edad. Para octubre de 2014, Bigler pidió una niña de entre 10 y 12 años.

Para esto, el agente le envió una serie de fotografías para elegir a su víctima, en donde en una de ellas mostraba a una chica con la leyenda “Soi una sexy Hermosa” (sic), a lo que el estadounidense respondió: “Voy en camino. Me gusta la que tiene el pequeño corazón rosa. Necesito ver su cuerpo entero antes de tomar una decisión”.

En otra de las comunicaciones presentadas por el FBI, este sujeto pide que menores que no hayan tenido sexo anteriormente, sin importar si sin niños o niñas.

“Tengo una niña nuevecita, recién robada”, fue la respuesta del agente de Tijuana que especifica la edad de 8 años y que también le ofrece a un niño de 10 años.

Kenneth Bigler fue arrestado el pasado 14 de agosto y William Dixon Adelman el 4 de octubre. La última vez que tuvieron registro de que ambos hayan cruzado Tijuana fue en abril de este año.