Header Ads

Ex magistrado se hizo millonario después de liberar al hijo del Chapo y otros narcos



  Jesús Guadalupe Luna Altamirano se hizo millonario, gracias a sus tranzas

La Suprema Corte falló en su contra y el juez fue destituido de su cargo, pero sólo se pudo comprobar una pequeña parte de los recursos inexplicables, en parte debido al tiempo que tardó la denuncia ante la PGR

La exoneración de Luis Echeverría Alvárez por el genocidio del 2 de octubre de 1968; la liberación de Iván Archivaldo Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera; fallos a favor del Cártel de los Beltrán Leyva, y Sandra Ávila Beltrán, conocida como La Reina del Pacífico, fueron algunos de los polémicos casos del juez Jesús Guadalupe Luna Altamirano quien amasó un inexplicable fortuna y por ello fue destituido de su cargo como ministro.

Luna Altamirano era amigo cercano de Genaro Góngora Pimentel, expresidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Por cinco años el Consejo de la Judicatura Federal investigó las propiedades de Luna Altamirano, por diversas denuncias y sospechas de enriquecimiento ilícito. El magistrado ganó batalles legales para explicar su fortuna con argumentos como los pasteles que vendía su hija.

Pero los ministros de la SCJN fallaron en su contra y confirmaron la medida emitida el pasado 27 de mayo por el Consejo de la Judicatura, para destituirlo de su cargo.

Hasta su último año en el Poder Judicial de la Federación, 2016, los magistrados como él ganaban 144 mil pesos, además de los 734 mil anuales correspondientes a la prima vacacional, aguinaldo y pago por riesgo. Es decir 2 millones 462 mil pesos anuales

La Procuraduría General de la República denunció al juez en 2014 por enriquecimiento ilícito. En ese momento se presumía una fortuna inexplicable de 4 millones de pesos acumulados en menos de dos años.

La extraña tardanza con la cual se presentó la denuncia ante la PGR, su divorcio y la obtención de diversos créditos bancarios jugaron a su favor y dicha cantidad se redujo a apenas 1 millón 264 mil 786.42 pesos.

Los pasteles que vendía su hija Paola María de los Ángeles fueron usados por el magistrado como argumento para explicar depósitos por 177 mil 890 pesos los cuales se encontraron en su cuenta bancaria.

De acuerdo con fuentes judiciales, el enriquecimiento por una cantidad tan baja fue lo máximo que se le comprobó al juez, de quien sospechan que hay otras acciones que permanecen en el oscurantismo.  Algunos han afirmado que la protección al magistrado se debió a su cercanía al poderoso ministro Genaro Góngora.