Header Ads

Humildes campesinos le tendrán que pagar 5.6 millones de pesos a minera de Canadá



Tras 4 años de juicios, demandas y contrademandas entre la comunidad de La Sierrita de Galeana, Durango y la empresa canadiense Excellon, por  no cumplir un contrato de arrendamiento para la explotación de una mina de plata, el juzgado sexto del Tribunal Unitario Agrario determinó que los campesinos pagarán a la minera una indeminización de 5,6 millones de pesos.

De igual manera el Tribunal estableció que la empresa tendrá que irse del Ejido y devolver inmediatamente el terreno ocupado; sin embargo, el terreno será devuelto hasta que los ejidatarios paguen.

Los defensores legales de los campesino dijeron que la medida sería ilegal puesto que los ejidos no son embargables.

Excellon comenzó a operar en el ejido La Sierrita en 2004. Cuatro años después, la empresa y los campesinos firmaron un Contrato de Ocupación Temporal por la renta de mil 100 hectáreas con un costo de 5 millones 500 mil pesos anuales, que incrementarían conforme a la inflación.

En dicho documento se delimitaron las cláusulas económicas, sociales y medioambientales que no fueron cumplidas por la minera.

Aunado a esto, la compañía hizo exploraciones fuera del área rentada, por lo que en septiembre de 2012 los ejidatarios demandaron a la minera ante el Tribunal Unitario Agrario, con el objetivo de resarcir el contrato.

Pero el mundo se le fue encima a los ejidatarios, porque a la empresa se le sumaron la Embajada de Canadá, autoridades estatales y federales, todos buscaron que la minera se quedara en el sitio a toda costa.

Después de cuatro años de lucha legal, las condiciones en las que viven los pobladores son peores: enfrentan la escasez de agua, la pobreza y la falta de oportunidades, por lo que Excellon tuvo el perfecto opositor.

Mientras el juicio estaba en marcha la empresa sigue, y seguirá, extrayendo plata de las 100 mil hectáreas que tienen ocupadas hasta que los campesinos paguen los millones de pesos.