Header Ads

Joven se casó con su tía de 91 años, luego de quedar viudo ahora exige pensión



Mauricio Ossola, cuando tenía 23 años, se casó por el civil con Yolanda Torres, su tía abuela de 91 años, en febrero de 2015, en Argentina.

La mujer murió un año más tarde, en el 2016, y él decidió cobrar la pensión de jubilación que recibía su esposa. Sin embargo, la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) puso en duda la legitimidad del matrimonio y ahora el caso se discutirá en la Corte Suprema.

Mauricio, abogado de profesión y Yolanda, docente jubilada, se casaron cuando él aún estudiaba la universidad en Argentina. Ambos se unieron en una ceremonia discreta y por voluntad propia.
“Ella fue un sostén importante en mi vida y esa fue su última voluntad”, reconoció Mauricio en entrevista al diario El Tribuno de Salta.

Tras la muerte de Yolanda, el joven abogado tramitó la pensión (ANSeS), pero el área de Asesoría Jurídica local determinó que no existían pruebas del enlace matrimonial y decidió rechazar la petición.

El joven, molesto con esta decisión, declaró: “Voy a recurrirla y, de ser necesario, llegaré hasta las últimas instancias de la Justicia Federal para defender ese derecho…no traicionaré la última voluntad de Yolanda ni el juramento que le hice”.

Mauricio señala que cuando comenzó a hacer los trámites para la pensión, él presentó todos los papeles que le habían solicitado conforme a la ley.

Este caso es similar al que ocurrió con Reinaldo Wabeke y Adelfa Volpe, quienes se casaron en el 2007. Él tenía 24 años y ella, 82. Solo duraron juntos 24 días.

Adelfa se descompensó durante el viaje de bodas a Río de Janeiro, en Brasil, y sufrió un accidente cerebrovascular que le causó la muerte.

Reinaldo se casó tres años después con un hombre y heredó todos los bienes y la pensión de quien fuera su esposa.