Header Ads

Por su exceso de vanidad terminó muerta, se hizo una liposucción y no despertó nunca



 
San Diego California.- Familiares de Irma Sanz originaria de Los Ángeles hablaron de como fue que la mujer planeo el viaje a Tijuana con el objetivo de realizarse una cirugía estética, específicamente hablaron de una liposucción.

La liposucción es un tratamiento médico de cirugía estética que consiste en succionar la grasa subcutánea introduciendo bajo la piel una cánula conectada a una bomba de vacío.

SALIÓ DE CASA EN SECRETO

El viernes 27 de octubre, Irma, sin contarle a ningún familiar fue a una clínica en Tijuana. Pero no imaginó que durante la cirugía las cosas se iban a complicar y la hispana de 51 años terminaría muerta.




Los familiares declararon a Univisión que no tenían conocimiento del procedimiento que Irma quería hacerse. Se enteraron por medio de personal de la clínica quienes les marcaron para avisarles que "algo había salido mal". Tras recibir el llamado sus familiares se trasladaron a México y cuando llegaron la encontraron de una manera irreconocible. Su rostro parecía otro y en ese momento decidieron trasladarla a San Diego.

En la clínica les explicaron que la cirugía se complicó y ella entró en coma. Los médicos de esa clínica les explicaron a los familiares que era una reacción normal y que la mujer pronto se recuperaría pero esto nunca pasó. Irma no mejoraba y decidieron trasladarla a un hospital en San Diego, donde falleció el pasado sábado 11 de noviembre.