El Duvalín se negó a tomarse una foto con la bandera de la comunidad LGBTTTI



José Antonio Meade, precandidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se encontraba en un evento en Nuevo León cuando activistas de la comunidad Lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI) lo cuestionaron.

Durante el mitin realizado ayer, Mario Rodríguez, activista y priista por más de 35 años, tomó el micrófono para preguntarle sobre los derechos de dicha comunidad.

“¿Habrá congruencia con el partido para abanderar a los putos y a las lesbianas?”, cuestionó.

“El artículo primero de la Constitución es un artículo que centra, obliga y que hace que todo gire en torno a los derechos humanos. El principal derecho humano, el más cercano, el más importante, es el del respeto y el respeto tiene que ser el centro de acción de este partido y de todos, y quien no respete que se quede fuera”, respondió Meade.

Sin embargo, al parecer el exsecretario de Hacienda actúa de una forma en los eventos y de otra cuando terminan, pues al retirarse le quisieron regalar una bandera representativa de la diversidad sexual y prefirió que uno de sus custodios la tomara.

Los activistas le criticaron este acto y le pidieron una foto con la bandera, a lo que Meade respondió “no tanto así”.