Header Ads

Felipe Calderón traiciona al PAN y apoyará al duvalín



José Antonio Meade tuvo ayer lunes su primer cónclave con los gobernadores del PRI. Fueron dos horas de táctica y estrategia. A la salida circuló fuerte la perspectiva de que Felipe Calderón ya estaba en contacto con  el candidato y se dio casi por confirmado que, de lograr las firmas, Margarita Zavala podría declinar en favor del itamita, algo que se menciona desde hace meses.

Perspectivas que van en juego con algunas frases vertidas en las últimas horas por ele x presidente a algunos allegados que lo buscaron. "El PRI postuló a mi secretario de Hacienda y votó la ley que siempre pedí en favor de los militares, ya no me puedo quejar", dice Calderón divertido.
El ex presidente ya le habría asegurado a Meade que algunos gobernadores del albiazul, muy disgustados con los manejos de Ricardo Anaya, podrían impulsar la candidatura de Meade, con quien estrecharon lazos en la última negociación presupuestal.

Pero también es cierto que Zavala está encontrando más problemas de los esperados para recolectar las firmas y que hay figuras del microclima de Los Pinos que creen que la ex primera dama le puede quitar voto a Anaya pero también a Meade.

En paralelo a estos giros, también existe entre los gobernadores un debate sobre cómo organizar la campaña. Se escuchó en dos ocasiones la máxima de que aunque sea panista, hay un voto duro en el albiazul que nunca votará por el ex secretario de Hacienda.

Por esto hubo consenso en que al menos durante el periodo de precampaña Meade debe hacer el foco en ganarse las bases del tricolor para luego ir a buscar el voto externo.