Header Ads

La empresa española OHL se enriqueció en México y entre escándalos de corrupción se va del país



Con un monto de 61 mil 882 millones de pesos, OHL pretende vender el 100% de las acciones de su filial OHL Concesiones al fondo australiano IFM Investors. Operación que se daría a inicios del 2018 y así con dicha maniobra bursátil dejar todas sus operaciones en México.

De esta forma, el fondo australiano se convertiría en el propietario de OHL México, lo cual también se da en un contexto donde la empresa española, así como directivos y el gobierno federal  se han visto desde hace 2 años, envueltos en diversos escándalos de corrupción, los cuales se vendrían dando desde la administración de Peña Nieto, como gobernador del Estado de México, y actualmente como presidente.

Todo comenzó cuando el 21 de abril del 2015, fue filtrado en Youtube  y publicado en distintos medios de comunicación, una serie de conversaciones telefónicas entre directivos de la compañía, funcionarios del gobierno federal y del Estado de México, así como directivos de Pemex y magistrados.

Llamadas que evidenciaron actos de corrupción, lo que tuvo como consecuencia auditorías internas a sus concesiones carreteras y a sus estados financieros, que llevó en una multa de la CNBV, de 71.9 millones de pesos, por violaciones a la ley en sus prácticas contables.

Sin embargo, la empresa no fue sancionada por incurrir en actos de corrupción por el supuesto soborno a funcionarios públicos, pero varios directivos que fueron involucrados en los audios filtrados, salieron de OHL México. Además de que para mayo del 2015 la empresa española tuvo una caída del 22% en la bolsa mexicana y 9% en Madrid.

Para julio de ese año, salió a la luz un nuevo audio de 16 minutos en el que Gerardo Ruiz Esparza, actual Secretario de Comunicaciones y Transportes, se le escucha sosteniendo una conversación con José Andrés de Oteyza, entonces presidente de la empresa en la república mexicana.

En parte de dicha conversación se sugiere que OHL, pretendía pagar la estancia del titular de la SCT en un hotel de la compañía, situación que la empresa y el secretario descalificaron.