"No podemos registrar a tu bebé porque las mamás son marimachas", les dijeron en el Registro Civil



Una pareja de mujeres que contrajo matrimonio en Cancún y que intentó registrar el nacimiento del hijo biológico de una de ellas, denunció que el Registro Civil se negó a realizar el trámite, lo que llevó a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Quintana Roo (CEDHQROO) a emitir una medida cautelar al ayuntamiento de Benito Juárez.

Además, cuando solicitaron una explicación del personal que labora en el registro civil, la respuesta que obtuvieron de uno de ellos fue: "¡No, por marimachas!".

Por si fuera poco, además de la violación al denegarle el derecho a la identidad y el acto de discriminación que fueron objeto, el bebé se encuentra delicado de salud, por lo que requiere de acta de nacimiento para poder se inscrito como derechohabiente y que tenga acceso a los servicios de salud públicos, indicó el presidente del organismo, Harley Sosa Guillén.

La situación es preocupante dado que el infante requiere una cirugía, quedando en estado vulnerable, pues al no tener el documento de identidad legal y que la determine como su madre, no podrán autorizarla como tutora del menor al médico o institución donde se lleve a cabo dicha intervención.
“Lo anterior se empalma con el hecho de que el menor dejará de recibir los servicios de salud por parte del Instituto Mexicano de Seguro Social, dado que el 21 de diciembre de este año, termina el periodo de servicios médicos a los que está sujeto, derivado de su nacimiento, expuso el ombudsman estatal.
El organismo informó que, conforme a la queja interpuesta por una de las cónyuges, personal de la Oficialía 01 del Registro Civil, en esta ciudad, argumentó que la negativa para registrar al bebé se debía a que no estaban autorizados a recibirle la documentación, “ya que en Chetumal no habían dado la orden de registrar a los hijos de parejas del mismo sexo”.

La Dirección del Registro Civil municipal expuso a la CEDHQROO, que el Código Civil del estado vincula el término “progenitor”, con relación al sexo y género de las personas, sin contemplar aún los casos de parejas del mismo sexo.
Al respecto, Sosa Guillén, aclaró que a raíz de la reforma constitucional de 2011, en materia de derechos humanos, se obliga a las autoridades a garantizar los derechos humanos establecidos en la Constitución Mexicana, entre ellos, la no discriminación por orientación sexual.

“La actuación contraviene a la obligación de las autoridades de garantizar el Interés Superior de la infancia de acuerdo a lo que se estipula en la Convención sobre los Derechos del Niño y otros instrumentos internacionales; además omite el principio constitucional Pro Persona –aplicar la norma que más beneficie a la persona- al darle mayor peso a un código estatal que limita el derecho humano a la identidad”, dijo.

El funcionario remarcó que, además, la autoridad tácitamente aceptó la violación al derecho del niño a tener una identidad, por lo que en esta circunstancia se estaría procediendo a la emisión de una recomendación, a menos que se logre el registro de su nacimiento en los próximos días.

En cuanto al Derecho a la Salud del menor, el organismo realiza una serie de gestiones en carácter de colaboración ante el IMSS para evitar que se obstruya el ejercicio y goce de los derechos del infante y asimismo anticipó que enviará urgentemente el caso a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por cuanto compete a la circunstancia exclusivamente de salud, ya que el instituto depende de la federación.

Al respecto, el secretario general del ayuntamiento, Guillermo Brahms, declaró que, “en lo personal, yo no veo por qué no debamos registrarlo” y aseguró que analizan cómo abordar el tema, porque “nosotros nos basamos en formatos que dicen padre y madre”.
“Se va a hacer, y que el presidente de Derechos Humanos tenga esa seguridad, que su recomendación va a ser tomada con toda la seriedad y se van a hacer las cosas. Sí (se va a registrar)”, sostuvo.