Continuará subiendo el precio de la gasolina, como en el resto del mundo: Secretario de Hacienda



El gobierno federal mantendrá la política de “ajustes graduales” en el costo al público de las gasolinas, pues ha permitido mantener el precio de los combustibles en México “como en el resto del mundo”, aseguró este martes José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público. Sostuvo que la economía mexicana tendrá en 2018 un mejor desempeño que el año pasado, aun con la incertidumbre asociada con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la elección presidencial.

Interrogado respecto de la promesa gubernamental de cerrar la administración con un crecimiento de 5 por ciento anual, una tasa que duplica la prevista para este año, el funcionario respondió: “habría que hacer un balance completo sobre todos los logros obtenidos”, entre los que destacó la generación de 3.1 millones de empleos formales.

A partir de la liberalización de los precios el año pasado, el precio al público de la gasolina es fijado por cada propietario de estación de servicio. No existe uno solo. En la capital del país, el precio ha subido en torno a un peso por litro en el último año.

“La fórmula de precios de la gasolina que hemos llevado hace ya un año ha sido gradual, todos días se ajusta: unos días lo hace para arriba y unos días para abajo y eso nos ha permitido mantener los precios de la gasolina en México como en el resto de los países”, dijo González Anaya, después de participar en una ceremonia en el Palacio Nacional para conmemorar los 70 años de creación de la Procuraduría Fiscal de la Federación.

Para explicar la variación en los precios, planteó, es necesario tomar en cuenta que la cotización internacional del petróleo ha subido de manera importante en los meses recientes.
“Estos ajustes graduales seguirán ocurriendo. Vamos a mantener la misma política de ajustes graduales diarios”, añadió.

En la determinación del precio de las gasolinas que se consumen en México influyen la cotización internacional del petróleo, el tipo de cambio del peso frente al dólar –dado que el país importa más de la mitad del consumo--, el costo de transportación y el margen de ganancia de los distribuidores. El gobierno federal, a través de la fijación del Impuesto Sobre Producción y Servicios (IEPS), influye en el precio final.