“El Mosh” imparte clases de civismo, inglés y geografía, afirma su esposa



A 18 años de ser uno de los líderes visibles del movimiento de huelga que mantuvo cerrada la UNAM por 10 meses en 1999-2000, Alejandro Echavarría Zarco, “El Mosh”, volvió a pisar las rejas de un penal, ahora en el estado de Michoacán, donde es acusado de Allanamiento de Morada y Daño en las Cosas Doloso.
Tras pagar una fianza de mil 700 pesos, este viernes salió en libertad del penal de Mil Cumbres.

Luego de que en 2001 fuera expulsado de la máxima casa de estudios por encabezar la agresión contra un grupo de profesores y que en 2003 fuera detenido y procesado por causar destrozos a la institución, Echavarría Zarco comenzó a frecuentar Michoacán.

En este estado, conoció a Ana Sánchez Martínez, una profesora de Educación Primaria con la que se casó y procreó dos hijos, actualmente de 13 y 5 años.

Durante siete años, “El Mosh” se trasladó cada fin de semana del Puerto de Lázaro Cárdenas –donde vivió inicialmente en Michoacán tras contraer matrimonio-, a la Ciudad de México, para cumplir con el mandato judicial de firmar cada ocho días en el Reclusorio.
Ahora tiene una plaza federal y da clases de inglés, civismo y geografía en una escuela del municipio de Álvaro Obregón.

Cuenta con la clave presupuestal 110071251E28100.0033553, adscrito a la escuela José María Morelos del municipio de Álvaro Obregón, en un horario de 18:00 a 21:30 horas de lunes a viernes.

Para Ana Sánchez ha sido muy difícil enfrentar la detención de su esposo.

“Nosotros somos una familia normal. Yo soy directora de una escuela primaria y él también va a la escuela en la que trabaja; regresamos, estamos en casa con los niños, comemos, los llevamos a la escuela, o sea, llevamos una vida normal totalmente”, señala Sánchez Martínez a EL UNIVERSAL.

Esa normalidad, describe Ana Sánchez, se acabó la noche del pasado lunes cuando Echavarría Zarco fue detenido junto con ocho personas más acusados de Allanamiento de Morada y Daño en las Cosas doloso, delitos presuntamente consumados durante la toma del edificio principal de la Secretaría de Educación del Estado (SEE), ubicada al surponiente de la capital michoacana.


De acuerdo con el gobierno estatal, el total de las afectaciones causadas durante la toma de las instalaciones asciende a un total de 664 mil 500 pesos por daños al equipo de cómputo, estructurales y pintura; en cristales, puertas, candados, cadenas, cerraduras e instalación eléctrica.

Tras tres días en los separos de la Procuraduría Estatal y una noche en el penal de Mil Cumbres, ayer viernes, "El Mosh" y cuatro docentes más, fueron puestos en libertad bajo caución, al considerar el juez de control que los delitos no son considerados graves.