Header Ads

Le dijo a su esposa que iba por cigarros a la tienda pero se fue a una fiesta gay y terminó muerto



Un joven de 22 años identificado como Gabriel “N”, había regresado de Córdoba para llegar a su ciudad natal en la provincia de La Roja, en Argentina. Quería estar más cerca de su esposa y su bebé.
Pero una decisión en el momento equivocado cambió el destino de la familia. El pasado sábado 13, avisó que iría a comprar cigarros pero nunca regresó.

Su cuerpo fue encontrado por una vecina que pasaba por un camino que va hacia una mina. Estaba en una zanja y tapado con varias ramas.

Cuando el joven desapareció, su familia denunció que muy pocos policías se encontraban trabajando para dar con su paradero, ya que todos estaban en el operativo de seguridad por un rally de carros que se llevaría en la zona.

De acuerdo con un testigo, lo había visto subirse a un automóvil negro, el pasado domingo, en el pueblo de Santa Florentina, a 7 kilómetros de su vivienda.
Tres personas fueron detenidas como sospechosos, entre ellos un femicida. Estaban con él en el auto y fueron imputados por “homicidio simple” aunque podría cambiar el cargo una vez que finalice la autopsia.
Uno de los acusado es Ricardo Peladillo, condenado hace casi 20 años por el femicidio de su novia, Roxana, a quien asesinó a pedradas.

Hasta el momento, se desconoce que pasó en el lapso de tiempo en que Gabriel subió al auto hasta que lo mataron.
Lo único que trascendió hasta el momento es el testimonio de uno de los sospechosos, Jorge “N”, que confesó que todo comenzó cuando el sobrino del dueño del auto, amigo del fallecido, lo invitó a una fiesta.
Según testigos, Gabriel fue a la localidad Anguinán cerca de Chilecito pero al parecer como la fiesta era gay, no se sintió cómodo y se fue con los tres sopechosos, Jorge, Ricardo y el dueño del auto, Luis “N”. Su amigo no habría ido.

Según el relato del sospechoso interrogado, luego de la fiesta estuvieron tomando alcohol en una plaza y Gabriel discutió con Peladillo por un trago.
Luego todos se subieron al auto y en una parada el sospechoso lo habría comenzado a golpear y rematado de un piedrazo.

Los investigadores sospechan que el lugar en el que se halló el cuerpo no es el mismo del que lo mataron y que había huellas similares a las de un auto Passat cerca del cadáver y habría testigos de que al otro día lavaron el auto.
El abogado pidió un careo entre los sospechosos, ya que hubo contradicciones en sus declaraciones, y una prueba con luminol en el auto para analizar si el tapizado se manchó con sangre.
Su padre pide la pena de muerte para los asesinos. Al mediodía lo enterraron en el Cementerio Parque.

“Fue desgarrador ver a la mamá de Roxana Bustos abrazar al padre de Gabriel Barazzutti compartiendo el dolor de que el mismo hombre les haya matado un hijo", comentó el abogado del caso.
Además, el abogado solicitó a la gente "seguir aportando datos que puedan ser de interés para el esclarecimiento del hecho".