Header Ads

Sube el precio de la Coca-Cola pero los mexicanos lo seguiran comprando...



Este 2018, los refrescos y bebidas de la marca Coca-Cola en México empezaron con un aumento de precios de entre uno y dos pesos según su presentación, debido al impacto de la inflación y una actualización en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

De acuerdo con un sondeo, en establecimientos del centro del país, los precios de Coca-Cola se incrementaron desde diciembre del año pasado y las presentaciones que registraron ajustes fueron las de tres litros, 600 mililitros, dos litros y latas, principalmente.

Junto con el alza en refrescos de la marca Coca-Cola también hay otras presentaciones como Sidral, Fanta y Jugos del Valle, que resintieron el impacto del alza en el IEPS.

 En 2018 podría llegar a la pantalla chica serie sobre Elba Esther Gordillo
Aunque el aumento del IEPS fue de 17 centavos, el alza en los productos de Coca-Cola fue de cinco o hasta 10 veces dicho incremento.
Por ahora, en tiendas tradicionales una Coca-Cola en su presentación de tres litros se vende a 33 pesos, mientras que en tiendas de conveniencia, como Oxxo, se comercializa hasta en 35 pesos; en ambos casos el aumento fue de un peso.
La marca Valle Frut de dos litros tuvo un incremento de dos pesos, al pasar de 18 pesos a la venta, a 20 pesos. Otros ajustes fueron la Coca-Cola en lata, que pasó de 11 a 12 pesos, así como en su presentación de 355 mililitros de siete a ocho pesos.
Los refrescos de la marca Sidral y Fanta, que costaban 25 pesos, ahora se venden en 26 pesos.

“El incremento se debe al impacto que genera la inflación en los productos, además de su incidencia en la reciente actualización del IEPS, a todos aquellos rubros contemplados dentro de la Ley del IEPS”, aseguró el área de Comunicación Corporativa de Fomento Económico Mexicano (FEMSA), propietaria de Coca-Cola FEMSA.
Para Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), los aumentos en esta temporada del año son comunes para empresas como Coca-Cola y consideró que el impacto es importante para la economía familiar, porque de cada 10 refrescos vendidos en México siete se colocan en tienditas.
“Pronosticamos más aumentos, es un momento tenso. Al año hay dos o tres incrementos de precios en este tipo de productos, primero hay una contracción natural, el cliente lo resiente, pero después el consumo se va normalizando”, comentó.