Arzobispo decidió suspender un retiro espiritual para parejas gays



El Arzobispo de Turín (Italia), Mons. Cesare Nosiglia, decidió suspender un retiro para parejas del mismo sexo organizado por un párroco local, porque ayudar a estas personas en su camino espiritual no significa “apoyar comportamientos o uniones homosexuales, que son para la Iglesia opciones moralmente inaceptables”.

En una declaración del 5 de febrero de 2018 y ante las informaciones propaladas en algunos medios en los últimos días, el Arzobispo explicó que el acompañamiento pastoral a los gays “no significa aprobar comportamiento o uniones homosexuales, que son para la Iglesia opciones moralmente inaceptables, porque tales opciones están lejos de expresar el proyecto de unidad entre el hombre y la mujer querido por la voluntad de Dios creador como donación recíproca y fecunda”.

“Sin embargo –precisó el Prelado– esto no significa no asumir el cuidado de los creyentes homosexuales y de sus asuntos de fe”.

La declaración del Arzobispo de Turín suspende así el retiro organizado por el P. Gianluca Carrega, responsable diocesano de la pastoral para los homosexuales, y que estaba programado para fines de febrero en el Instituto de las Hijas della Sapienza. Según el diario italiano Il Giornale, ya se habían inscrito unas 30 parejas del mismo sexo.

Los medios italianos informaron en los últimos días que el retiro programado por el P. Carrega tenía como objetivo enseñar la fidelidad a las parejas homosexuales.

Según el diario La Stampa, el sacerdote dijo que asistió a tres uniones civiles de homosexuales luego de su legalización en Italia. “Ha sido bello, una fiesta cada vez. Esta ley ha suscitado muchos frutos que he visto y reconozco”, dijo entonces.

En su declaración del 5 de febrero, el Arzobispo explicó que “el camino emprendido por la diócesis no busca de ningún modo legitimar las uniones civiles o el matrimonio civil, sobre el cual la ‘Amoris Laetitia’ precisa claramente que ‘no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia’”.

En marzo de 2016 el Papa Francisco publicó la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laeitia, sobre el amor en la familia, resultado de sus propias reflexiones y del aporte recibido de parte del Sínodo de los Obispos sobre la Familia realizado en el Vaticano en octubre de 2015.

En su declaración, el Arzobispo de Turín dijo que “algunas publicaciones han dado, en estos días, diversas interpretaciones –con frecuencia superficiales, a veces tendenciosas– que hacen necesario aclarar las características y los límites del servicio en este ámbito pastoral”.

“Ya que se trata de personas en búsqueda, que viven situaciones delicadas e incluso dolorosas, es esencial que también la información publicada corresponda a la verdad y a una recta comprensión de lo que se ha propuesto, con espíritu de profunda caridad evangélica y en fidelidad a la enseñanza de la Iglesia en esta materia”.

El Prelado precisó que la pastoral con homosexuales se realiza en Turín desde hace ya algunos años. Estas personas “se encuentran con un sacerdote y reflexionan, juntos, a partir de la Palabra de Dios, sobre su estado de vida y las opciones en materia de sexualidad”.

El marco de este servicio, reiteró el Prelado, es la exhortación Amoris Laetitia del Papa Francisco la que invita a evitar cualquier tipo de discriminación y violencia en contra de los homosexuales, y a “asegurar un respetuoso acompañamiento para que quienes manifiestan una tendencia homosexual puedan tener las ayudas necesarias para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios”.
“Este es el marco del recorrido espiritual de acompañamiento y discernimiento propuesto en la diócesis”, indicó.

Por lo expuesto, concluyó el Arzobispo de Turín, “junto con don Gianluca Carrega cuya obra aprecio, creo que es oportuno suspender la iniciativa del retiro para efectuar un adecuado discernimiento”.