Baja el precio internacional del petróleo pero la gasolina sigue caro en México



El gobierno no pone atención en todas las variables que inciden en el precio de la gasolina en México, el cual ha subido a la par que el precio internacional del petróleo ha bajado.
La promesa de la Reforma Energética del Presidente priista Enrique Peña Nieto era que el costo de la gasolina se iba a adaptar al precio internacional del petróleo, pero éste han disminuido y la gasolina sigue estando cara.

El precio internacional del petróleo es uno de los factores que el sector gasolinero toma como referencia para fijar el costo los combustibles en el país y ha presentando una notable disminución en las últimas semanas.

Según datos oficiales, el precio del West Texas decreció 4.12 dólares en los primeros 12 días de febrero, mientras el costo de la gasolina subió 21 centavos entre el 31 de enero y ayer sábado.
De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE) el precio promedio de la gasolina regular en el país subió de 17.13 pesos el 31 de enero a 17.34 ayer.

Aunado a esto, datos de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés) aseguran que el costo por litro de gasolina en la costa este de Estados Unidos (de donde se importa la mayor parte del hidrocarburo consumido en México) disminuyó de 11.65 pesos por litro el 29 de enero a 11.57 pesos por litro al 12 de febrero, es decir 8 centavos.

Estos cambios “deberían reflejarse de manera instantánea” en los precios de la gasolina, consideró Alejandro Limón Portillo, especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Sin embargo, detalló que la relación precios internacionales y precio final en México no es directa, porque intervienen otros factores como costos logísticos e impuestos, los cuales tienen más peso que los precios a nivel internacional.

El especialista afirmó que uno de los motivos por los cuales la gasolina en México es más cara que en Estados Unidos es la cantidad de impuestos que se paga por cada litro, pues mientras en Texas este número equivale al 16 por ciento del precio final, en México es del 30 por ciento.

“Ellos gravan menos sus gasolinas, incluso en California, que es el estado donde más se grava, la suma de todos los impuestos es de 21 por ciento sobre el precio final”, dijo.

Si bien los impuestos son fijos, esto no ocurre con los costos logísticos los cuales se han mantenido estables debido a que no hay competencia y falta inversión privada ante la presencia de los Huachicoleros, entre otros motivos.