Diputado de MORENA pidió disculpas en nombre de todos sus compañeros por no invitar a desayunar a mujeres rarámuris



El pasado 6 de febrero la Junta de Coordinación Política del Congreso de Chihuahua recibió a un grupo de indígenas rarámuris del estado para escuchar una problemática que viven en la colonia Fundadores, sin embargo la reunión se convirtió en un blanco de críticas por la descortesía de los legisladores.

El video se viralizó luego de que el Diputado Pedro Torres Estrada de la fracción parlamentaria de Morena hiciera una transmisión en vivo vía Facebook en la que escribió:

“Denuncian abusos cometidos contra la comunidad rarámuri en la colonia Fundadores de la ciudad de Chihuahua ante la Fiscalía General del Estado y el funcionario que los atendió les dijo que necesitaba recibir órdenes de ‘alguien de más arriba’ para poder atender su denuncia. En Coepi (Comisión Estatal de Pueblos Indígenas) tampoco mostraron interés en apoyarlos”.

En la grabación se observa que los diputados presentes se encuentran desayunando mientras que tres mujeres y un hombre rarámuris están frente a ellos, sin una mesa, exponiendo la problemática.
En los comentarios de dicha publicación Pedro Torres responsabilizó de la “falta de cortesía” al presidente de la Jucopo, el panista Jesús Villarreal Macías y al administrador del Congreso.

El video fue blanco de diversas criticas por los internautas que señalan la falta de educación de los diputados, incluso el cineasta Alfonso Cuarón escribió en su cuenta de twitter que se trataba de “una clara metáfora de la relación del poder con el pueblo en México”.
Más tarde de nueva cuenta en un video publicado en Facebook el Diputado morenista Pedro Torres ofreció una disculpa en la que asumió la responsabilidad de lo que aconteció, además se comprometió a que no ocurriese alguna situación similar.

“Ofrezco una disculpa pública a los ciudadanos y las ciudadanas Rarámuris que acudieron a la Junta de Coordinación Política por recibirlos mientras los diputados desayunábamos y no tuvimos la gentileza de invitarlos a participar de los alimentos que estábamos ingiriendo.

Reconozco que fue un acto vergonzoso y asumo la responsabilidad que me corresponde y me comprometo a que una situación similar no ocurra nuevamente”.