El PRI saquea a PEMEX y a CFE y las 2 empresas sufren pérdidas millonarias



Las dos Empresas Productivas más grandes del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), presentaron importantes pérdidas económicas durante 2017.

En sus reportes, las empresas exponen por un lado sus avances: en el caso de la petrolera, al cierre del año pasado realizó uno de los más grandes descubrimientos de los últimos 15 años: el del campo Ixachi, en Cosamaloapan, Veracruz, con un volumen de 1,500 millones de barriles de aceite, y reservas 3P (probables, probadas y posibles) de 350 millones de barriles.
Volkswagen
De igual forma, durante la cuarta licitación de la Ronda Dos, correspondiente a campos en aguas profundas del Golfo de México, logró adjudicarse cuatro bloques; dos en consorcio y dos en individual. Fueron Shell, Chevron e Impex las compañías que operarán, en conjunción con Pemex, los campos 2 y 22, respectivamente. Los campos 5  y 18 fueron los que obtuvo para operación individual.

La Ronda 2.4, que originalmente había contemplado la oferta de incluso campos no convencionales, superó las expectativas de la Comisión Nacional de Hidrocarburos: tuvo una adjudicación del 65%, que significó una inversión de USD$93,000 millones, que se suman a USD$525 millones que se pagan en efectivo al Estado.

La empresa eléctrica, por otro lado, lanzó a inicios de año su Fibra E, una figura que pretende atraer inversionistas y capitales extranjeros para el negocio de Transmisión, otrora relegado únicamente a la facultad de la CFE, a través de un fideicomiso de inversión. La expectativa inicial del negocio, que debutó en la Bolsa Mexicana de Valores el jueves ocho de febrero pasado, era de $17,681 millones de pesos. El resultado fue, no obstante, de $16,388 millones, ligeramente abajo.

En su reporte más reciente de finanzas, correspondiente al cuarto trimestre de 2017, la CFE destaca que mejoró su resultado anual, y que cumplió con la meta de su Plan de Negocios 2017-2021. De acuerdo al reporte, las utilidades ascendieron a $18,102 millones de pesos, respecto de una pérdida operativa de $18,984 millones en 2016.

Las pérdidas, no obstante, se ubicaron en $9,923 millones de pesos, y su pasivo total se incrementó hasta los $997 millones, 145 mil ,840 pesos; su depreciación, también llegó a los $59 millones 717 mil ,400 pesos frente a los 53 millones del año pasado. Mantiene también una carga de gastos no auditados, catalogada simplemente de “otros gastos”, de $888 mil, 559 pesos.
En este sentido, Jaime Hernández, titular de la CFE, mantiene la obligación de llevar $327, 000 millones de pesos en el periodo 2018-2022; monto que deberá ser cubierto, en una buena parte, por sector privado.

“Se buscará la atracción de capital privado para nuevos proyectos de inversión. La estrategia busca optimizar el parque de generación, la operación eficiente de las centrales, así como la modernización y mantenimiento de plantas rentables”, se lee en el comunicado.

Respecto a Pemex, sus resultados financieros del 2017 fueron también parcialmente positivos: sus ventas se elevaron 30% respecto del 2016, y su utilidad llegó hasta los $107,000 millones de pesos.
Pero las pérdidas netas y su endeudamiento fueron considerables: éste, pese a que fue menor al techo aprobado por el Congreso de la Unión, se ubicó en $72,000 millones de pesos; las pérdidas netas se en los $333,000 millones de pesos.

“Esta pérdida se explica en su mayor parte por el efecto de la aplicación de las normas contables internacionales (International Financial Reporting Standards, IFRS) en el rubro deterioro de activos fijos”, dice Pemex en su comunicado.

Para suplir esas deficiencias financieras, el titular de Pemex, Carlos Treviño Medina, programó una gira de trabajo por Nueva York, en donde buscará nuevas inversiones para Pemex. Durante los días 26 de febrero, hoy, y mañana 27, Treviño Medina se reunirá con directivos de Bank of America, Citi y Credit Suisse, para posicionar a Pemex y refrendar el papel de la Reforma Energética, pese al cambio de gobierno.