Meade se reunió con directores de periódicos, rechazó ser el padre del gasolinazo y se lo atribuye al PAN-PRD



En una reunión que sostuvo José Antonio Meade con Francisco Torres Vázquez, vicepresidente de la Organización Editorial Mexicana (OEM) y directores editoriales, el candidato presidencial de la coalición Todos por México, rechazó ser padre del gasolinazo y le atribuyó el alza a los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Dijo que durante el debate legislativo de la reforma fiscal, el PRD propuso un impuesto variable en el precio de la gasolina, mientras que  en la discusión de la reforma energética el PAN condicionó su aval a la liberalización del precio de la gasolina.

Afirmó que al momento de tomar el cargo de la Secretaría de Hacienda, solo explicó que había volatilidad en el precio del petróleo y tomó la decisión de no cobrar todo el impuesto solicitado por los panistas.

“Voy a pedir un día un DMA (Acceso Directo a Memoria) para ver quién es el padre del gasolinazo,” dijo el candidato presidencial durante un encuentro.

Meade, insistió que cuando el precio del hidrocarburo comenzó a caer en 2014, el gobierno tomó la primera definición en toro al precio y cambió de un impuesto variable a un impuesto fijo de 4 pesos “Desde el punto de vista paternidad, pues no estaba yo ni cerca de la recámara. Andaba yo dándole vuelta a todas partes del mundo”, declaró al señalar que el estaba como canciller.

Incluso, consideró que lo único que vincula a la coalición (PAN – PRD), es la paternidad del gasolinazo, porque en todo lo demás no están de acuerdo. Y señaló “yo asumo la paternidad del estímulo fiscal para suavizar las fluctuaciones”.

Por otra parte, Meade, justificó su tercer lugar en las encuestas porque Ricardo Anaya Cortés y Andrés Manuel López Obrador, aprovecharon los vacíos de la ley electoral para promocionarse dese sus cargos como dirigentes nacionales de PAN y Morena respectivamente.

A pesar de ello, el candidato dijo no tener duda alguna de que ganará las elecciones del próximo 1 de julio y explicó que lo anterior se trata de “una inequidad estructural que se va a corregir parcialmente una vez inicie la campaña y todos tengamos la posibilidad de la misma presencia mediática masiva que una campaña implica”.