Robó 36 millones de pesos en la CFE y lo multaron con 31 mil pesos



No cabe duda que Mexico es el pais más surrealista del mundo. A pesar de que uno de los temas que dominan la agenda pública y qué aglutina en mayor parte el descontento ciudadano es la corrupción, parece ser que a las autoridades que imparten justicia en este país les pasa por noche tal situación.

De acuerdo a lo que reporta el diario Reforma, el ex funcionario de la CFE, quien tuvo vínculos con el PRI, Néstor Moreno Díaz, tendrá que pagar solamente una multa de 31 mil pesos derivado de haberse robado más de 36 millones de pesos de la dependencia. 
Néstor Moreno Díaz, funcionario de la CFE acusado de enriquecimiento ilícito, tendrá que pagar por ese delito una multa de sólo 31 mil pesos.

El Magistrado Miguel Ángel Aguilar López, titular del Primer Tribunal Unitario Penal, determinó imponerle ese castigo al estimar que se encuentra acreditado un enriquecimiento ilícito por más de 36 millones 13 mil 379 pesos.

El tribunal federal también condenó en segunda instancia a ocho años de prisión al ex directivo de la CFE, pero seguirá en libertad porque presentó una demanda de amparo directo contra la sentencia, misma que ya fue admitida por el Tercer Tribunal Colegiado Penal.

Moreno es acusado de recibir sobornos para otorgar contratos en la CFE y dentro de la fortuna malhabida se encuentra un Ferrari de 3 millones 258 mil pesos y un yate con un valor de 22 millones de pesos.

El Magistrado ratificó el decomiso sobre los bienes que se atribuyeron al acusado y cuya procedencia no fue acreditada.

Para el juzgador, las pruebas indiciarias son suficientes para acreditar el delito, dado que, de 2001 a 2010, los ingresos acreditados como legales fueron de 21 millones, y los inexplicables, por más de 36 millones.

Además del yate y el Ferrari, el enriquecimiento ilegal también comprendió depósitos bancarios por más de 7 millones de pesos, un terreno de 416 mil pesos en Ensenada, un Jeep modelo 2009 de 57 mil 400 pesos y un Audi 2003 de 212 mil 732 pesos.

A ello se suman otros vehículos y pagos a una tarjeta de crédito de Estados Unidos por un millón 785 mil 12 pesos.

 El Magistrado Aguilar López confirmó la sentencia que en marzo de 2017 dictó Guillermo Urbina, juez décimo segundo de Distrito en Procesos Penales y ratificó el decomiso sobre los bienes que se atribuyeron al acusado y cuya procedencia no fue acreditada.