Sedesol obligó a sus empleados a participar en los desvíos



Presuntamente, a los servidores públicos de la televisora hidalguense se les ordenó firmar contratos y dispersar el dinero con empresas o personas físicas con las que nunca tuvieron trato

Funcionarios de Radio y Televisión de Hidalgo (RTH) aseguraron ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que fueron obligados a participar en el presunto desvío de recursos operado desde la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) durante la gestión de Rosario Robles.

De acuerdo con el relato de los servidores públicos, a quienes presuntamente se les ordenó firmar contratos y dispersar el dinero con empresas o personas físicas con las que nunca tuvieron trato, la firma de los contratos, en un caso con 34 proveedores y en el otro con 27, se hizo en las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Social en la Ciudad de México.

Detallaron que el primer caso ocurrió el 1 de abril de 2015, en el cual acudieron el subdirector jurídico y apoderado legal, el ex director jurídico y el subdirector de Contenidos.

“En dicha reunión el entonces subdirector Jurídico firmó en calidad de apoderado legal de RTH 20 contratos y el entonces director Jurídico como representante del organismo estatal suscribió 28, todos relacionados con los 34 proveedores que supuestamente prestaron los servicios a Radio y Televisión de Hidalgo”, señaló el organismo fiscalizador.


Según el relato de las auditorías forenses D17012 y D17002, practicadas a los ejercicios presupuestales 2014 y 2015 por la ASF “estos contratos les fueron proporcionados en ese momento por la entonces directora de Área de la Dirección General de Recursos Materiales y Servicios Generales adscrita a la Sedesol”.

Añadió que “dicha servidora pública instruyó al entonces Subdirector de Contenidos para que firmara en calidad de testigo los 48 contratos de los proveedores, así mismo y, no obstante los convenios firmados obligaban a RTH a ejecutar los trabajos, ésta le ordenó que recibiera las cajas que contenían los entregables ya elaborados (evidencia documental de la ejecución de un trabajo o servicio) que supuestamente debían ser generados por medio de las personas morales y físicas contratadas”.

La Auditoría precisó que para esa reunión el entonces subdirector de Contenido refirió que el exdirector general de RTH le pidió que llevara el sello que utilizaba de recibido para que, al momento de firmar los documentos, se les plasmara la marca.

Este esquema de simulación descrito por los funcionarios de RTH sirvió para que, a través de la Sedesol, se desviaran 955 millones. Este proceso se replicó en la Sedatu durante el 2016 y la cifra de recursos desviados ascendió a dos mil 130 millones.



Con información de Reforma