Candidatos priistas no deben usar relojes caros ni ropa de marca, así lo explica la consultora de imagen



Consejos para soportar al calor sin perder el estilo, instrucciones para usar cierto tipo de ropa y hasta con qué jabón ducharse, son algunos de los tips incluidos en el código de vestimenta como parte de una capacitación exprés impartida a candidatos a diputados federales y senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El curso tuvo el objetivo de mejorar la apariencia de los aspirantes cuando pidan el voto desde el 30 de marzo, momento en el cual iniciarán las campañas.

La dirigencia del tricolor contrató a la empresa Grupo Consultores en Comunicación, para una sesión de fotografías para cada uno de los candidatos, además de sus semblanzas con el propósito de promocionarlos en redes sociales.

La compañía envió un documento, retomado por El Universaldonde se incluye el tipo de saco adecuado, el cuello de camisa ideal, la forma del pantalón y las combinaciones de colores para vestir, con base en las zonas del país donde hace más calor.

“Para quienes son más jóvenes o un poco más atrevidos, combinar una camisa con diseño con una corbata con estampado [ejemplo: camisa a cuadros pequeños más corbata a rayas diagonales] es un elemento que distingue entre la multitud de quienes usan diseños lisos”, se puede leer en el manual de vestimenta.

“(Se aconseja) ducharse con frecuencia y usar jabones con efecto frío como los que tienen elementos como limoncillo o hierbabuena, así como mentolados que refrescan y calman”, agrega.
La consultoría de imagen Grupo Consultores en Comunicación, que fue contratada por el PRI, está a cargo de Margarita Jiménez Urraca y está relacionada con Rosario Robles, la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), .

Acerca del mencionado manual que se repartió a los militantes del tricolor para mostrar una imagen más austera, especialistas en el tema señalaron que este tipo de actividades, dentro del marketing político, desgastan la democracia mexicana.



Lee el texto completo en El Universal